You might want to visit our North American website:

Hoteles

La principal ratio financiera en el sector hotelero es la tasa de ocupación, es decir, el número de habitaciones ocupadas respecto al total de habitaciones disponibles. La ratio financiera depende directamente del bienestar de los huéspedes, ya que es más probable que un huésped satisfecho vuelva al hotel.

La satisfacción del huésped es crucial

El requisito principal de los huéspedes de un hotel es que su habitación esté limpia y sea silenciosa y confortable. En algún momento todos hemos tenido que soportar una habitación de hotel con ventilación centralizada que no se podía ajustar y que retumbaba o resoplaba y donde la temperatura era demasiado alta o demasiado baja. Por eso la mayoría de los huéspedes valoran poder regular la ventilación y la temperatura de la habitación. Lo que se exige de una solución de sistema es que proporcione una climatización controlada individualmente en función de la demanda y mantenga un alto nivel de eficiencia energética y funcionamiento rentable.

Los conductos de ventilación largos son la solución

Las habitaciones de los hoteles suelen estar colocadas en hilera, lo que para la ventilación supone normalmente una gran cantidad de conductos secundarios. La consecuencia puede ser grandes diferencias en pérdida de carga entre el primero y el último conducto secundario para difusores de aire de impulsión, con el consiguiente problema de ruidos y la imposibilidad de ajuste. Cuanto menor sea la presión que haya que ajustar en el difusor de aire de impulsión, más silencioso será el sistema.

El enfoque holístico es fundamental

Los principios de diseño de un sistema de ventilación en función de la demanda para un hotel deben considerar todos los factores coherentemente e incluir todos los componentes necesarios. Un ejemplo de sistema sería el típico hotel de cinco plantas. La solución de sistema supone la división en dos subsistemas que unidos proporcionan múltiples ahorros en comparación con las soluciones convencionales para hoteles.

Difusores de aire de impulsión correctamente situados para la salud y el bienestar

El diseño de los difusores de aire de impulsión, el tipo de difusor y su ubicación son factores clave a tener en cuenta. La elección del tipo de difusor y su ubicación deben tenerse en cuenta a la hora de distribuir el mobiliario de la habitación del hotel, es decir, dónde se coloca la cama, el televisor y el escritorio. Teniendo esto en cuenta, se pueden determinar las soluciones adecuadas para que los huéspedes del hotel no noten corrientes de aire en la habitación porque los difusores de aire de impulsión están mal ubicados. Hay que tener presente que cualquier cambio en la distribución del mobiliario puede requerir la reorientación o sustitución de los difusores de aire de impulsión.

Una unidad polivalente o multifuncional controla la producción de refrigeración y calefacción

El aire acondicionado y la ventilación de las habitaciones de los hoteles se producen mediante módulos de confort compactos y los sistemas de control se conectan a una unidad central de tratamiento de aire. El aire acondicionado de las zonas comunes del hotel como el restaurante, el vestíbulo y las salas de reuniones se obtiene mediante módulos de confort que no requieren mantenimiento. La conexión de los controles de caudal a la unidad de tratamiento de aire optimiza el funcionamiento del ventilador para estabilizar la climatización de todas las habitaciones. Para mejorar la distribución de aire se pueden instalar compuertas de conducto secundario.

Gran potencial de ahorro

Con los últimos detectores de presencia, las habitaciones de hotel equipadas con ventilación en función de la demanda, con calefacción/refrigeración, mejoran su rendimiento energético general en un 30 %. Por ejemplo, cuando el huésped no está en la habitación, se reduce la tasa de ventilación, lo que obviamente es una gran ventaja. Se puede ahorrar hasta un 80 % de la energía eléctrica que consumen los ventiladores y un 40 % de energía para calefacción y refrigeración en comparación con un caudal de aire y una temperatura constantes, sin que esto afecte al confort de los huéspedes del hotel.