You might want to visit our North American website:

Calidad del aire

Calidad del aire y salud

Lamentablemente, los edificios albergan numerosas fuentes de contaminación. Para crear un clima interior saludable, es necesario extraer el aire contaminado mediante una ventilación eficaz y sustituirlo por aire fresco. El mobiliario, los materiales de construcción y los aparatos electrónicos, así como nuestro propio cuerpo, emiten sustancias contaminantes al aire interior.

El número de sustancias contaminantes se eleva a miles, por lo que resulta poco práctico medirlas todas individualmente. En su lugar, normalmente nos referimos a ellas como compuestos orgánicos volátiles (COV).

Hasta el 80% de la población mundial vive en zonas donde se superan los valores umbral de contaminación atmosférica de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por eso es importante asegurarse de que el aire que sustituye al aire interior contaminado está a la altura. Al filtrar el aire de suministro, se puede reducir la cantidad de partículas nocivas, por ejemplo, las más pequeñas, con un diámetro inferior a 1 micrómetro y que pueden superar las defensas naturales del organismo, los cilios y las membranas mucosas, al igual que el riesgo de que entren en el torrente sanguíneo.

 

Read our blog, Why you should keep microparticles away from your supply air

Calidad del aire y rendimiento

En la atmósfera de la Tierra la concentración de dióxido de carbono (CO2) es de unas 400 ppm. Sin embargo, como exhalamos CO2, la concentración en una sala de conferencias mal ventilada, por ejemplo, no tardará en aumentar. Cuando alcanza niveles de 800-1000 ppm, empieza a afectar negativamente al rendimiento de nuestro cerebro. Las investigaciones demuestran que los procesos de pensamiento que requieren distintos tipos de funciones cognitivas se ven afectados en distinto grado por el nivel de dióxido de carbono en el local.

Los siguientes diagramas muestran los resultados de un estudio estadounidense, en el que los individuos realizaron pruebas después de estar en una habitación con distintos niveles de dióxido de carbono. Los símbolos coloreados muestran el resultado de la prueba y el nivel de dióxido de carbono. Cada individuo fue sometido a pruebas en tres entornos, en los que los puntos verdes = resultado de la prueba en un entorno con un nivel bajo de dióxido de carbono, el cuadrado amarillo = nivel medio de dióxido de carbono, el triángulo naranja = nivel alto de dióxido de carbono. Los tres puntos de prueba están interconectados con un guión para cada individuo.

Fuente: Allen, MacNaughton, Satish, Santanam, Vallarino & Spengler, Associations of Cognitive Function Scores with Carbon Dioxide, Ventilation, and Volatile Organic Compound Exposures in Office Workers: A Controlled Exposure Study of Green and Conventional Office Environments, Environmental Health Perspectives, National Institute of Environmental Health Sciences, 2015, USA

Hallazgos

El estudio mencionado, presentado en los diagramas, revela que el trabajo de "búsqueda de información" casi no se ve afectado por una mayor concentración de dióxido de carbono. En cambio, el uso de la información y el pensamiento estratégico se ven afectados negativamente. Esto significa que parece que somos especialmente sensibles a la mala calidad del aire en situaciones exigentes que requieren de nosotros algo más que, por ejemplo, buscar una palabra o una imagen que represente algo que estamos buscando.

 

Medir es saber

Hay varios aspectos de la calidad del aire, algunos de los cuales pueden parecer complejos, pero un buen comienzo es medir y controlar la calidad del aire interior para poder adaptar el tratamiento del aire en consecuencia. Una métrica común es la concentración de CO2, ya que es fácil de medir, cuantificar y aplicar valores límite. Según lo descrito anteriormente, los factores que afectan a nuestro rendimiento se detectarán cuando se mida el CO2, mientras que los factores que afectan a la salud no lo harán. Una forma mejor de abordar un conjunto más amplio de problemas potenciales en términos de calidad del aire es medir y ventilar en función de la concentración de COV.

 

Read our blog, What do you get when you measure CO2 vs VOC?

Las soluciones de Swegon para mejorar la calidad del aire

Cuando se selecciona una solución para suministrar aire fresco de buena calidad a un edificio, se resuelve una parte del problema. Sin embargo, tiene que ser energéticamente eficiente y proporcionar un clima interior completamente saludable en el que las personas puedan dar lo mejor de sí mismas, hoy y mañana. Para ello se necesita un sistema inteligente, por ejemplo, una solución capaz de medir continuamente la calidad del aire y optimizar el suministro de aire, la calefacción y la refrigeración en consecuencia.

Debe permitir las cookies si desea ver este tipo de contenido de Swegon.

Asegurar el aire fresco

Nuestras unidades de tratamiento de aire suministran aire fresco a los edificios y, gracias a nuestras soluciones únicas que combinan una alta eficiencia energética y bajas fugas, proporcionamos una base excelente para crear climas interiores saludables. Vea el vídeo sobre nuestra unidad de tratamiento de aire Swegon GOLD y su control de arrastre, y obtenga más información sobre la prevención de fugas.

Nuestro Swegon WISE es un sistema completo para climas interiores controlados a demanda. WISE incluye numerosos componentes, como sensores individuales a nivel de habitación que miden el CO2, el COV, la humedad relativa, la temperatura, etc. También cuenta con productos de sala que suministran aire, calientan y enfrían. Además, el sistema de control principal analiza y optimiza el funcionamiento de toda la solución de climatización interior. Además de permitir un clima interior óptimo, WISE también permite el menor consumo de energía posible.

 

Descubre WISE