You might want to visit our North American website:

RE:3 - un concepto para RE:ducir, RE:utilizar y RE:vitalizar

RE:3 es un concepto de Swegon, basado en la circularidad, que consiste en RE:ducir, RE:usar y RE:vitalizar. Creemos que este enfoque único contribuirá significativamente a la industria y simplificará la toma de decisiones conscientes y a largo plazo por parte de un gran público con respecto a la reducción de los niveles de carbono incorporado en los edificios. Una solución RE:3 es una alternativa a nuestros productos, sistemas y servicios convencionales, una alternativa que permite reducir, reutilizar o revitalizar. Garantizamos un nivel notablemente inferior de carbono incorporado, CO2 incorporado, y dejamos que estas soluciones lleven nuestro símbolo RE:3.

Carbono operativo y carbono incorporado

En Swegon dividimos nuestro trabajo de sostenibilidad en aspectos sociales, medioambientales y económicos, a menudo denominados personas, planeta y beneficios. En esta sección hablaremos del dióxido de carbono (CO2) y de las medidas para minimizar sus emisiones; el dióxido de carbono se clasifica como "planeta".

El punto central de nuestro trabajo, como el de muchas otras empresas y organismos gubernamentales, ha sido hasta ahora encontrar formas de reducir la huella de carbono operativa, en nuestro caso minimizando la energía utilizada para ventilación, calefacción y refrigeración en los edificios. Sin embargo, reconocemos la necesidad y la madurez de abordar también el carbono incorporado. El carbono incorporado engloba las emisiones procedentes de la fabricación, el transporte, la instalación, el mantenimiento y la retirada de los materiales de construcción. Todos los proveedores deben pensar de forma diferente en el futuro para reducir estas emisiones, y en Swegon reunimos alternativas pioneras a la forma estándar de trabajar en nuestro concepto RE:3.

Ver más sobre las personas, el planeta y los beneficios en nuestra web

RE:3 y circularidad

RE:3 se basa hoy en los fundamentos de la circularidad que, de forma sencilla pero justa, puede describirse como lo contrario al uso de materiales de forma lineal. En lugar de coger, fabricar y tirar, significa utilizar los materiales en flujos circulares en los que el objetivo final es eliminar los residuos. Reparar, actualizar y renovar, reusar, remodelar y diseñar para el desmontaje son actividades que se utilizan a menudo en el contexto de la economía circular. Centramos nuestras iniciativas RE:3 en RE:duce, RE:use y RE:vitalise, que se definen a continuación:

RE:ducir – el uso de materiales que contienen niveles sustanciales de carbono incorporado debe reducirse mediante el uso de componentes alternativos, o a través de un nuevo diseño adaptado para reducir el carbono incorporado.

RE:usar – los productos deben recuperarse, renovarse o actualizarse y volver a comercializarse.

RE:vitalizar – los productos deben actualizarse in situ, lo que permite prolongar su vida útil y modernizar su funcionalidad; sin embargo, esto no se refiere a la venta tradicional de recambios ni al servicio y mantenimiento generales.

En relación con lo anterior, queremos señalar que proporcionar mantenimiento y reparaciones también es crucial desde la perspectiva de la circularidad, y continúa junto con los avances en el marco del concepto RE:3.

Marco conceptual

Dado que el carbono incorporado no se ha considerado tradicionalmente prioritario en el sector de la construcción, es posible que el concepto RE:3 requiera una explicación más detallada de su finalidad y limitaciones:

  • RE:3 se limita al carbono incorporado
  • Se concentra en los productos y en la fase de instalación, excluyendo la fase operativa que, por ejemplo, implica eficiencia energética.

O simplemente: siempre que un producto Swegon esté marcado con el símbolo RE:3, se trata de un producto que reduce el nivel de CO2 incorporado en un edificio. Sin embargo, el símbolo RE:3 no es una certificación, sino una marca para orientar a nuestros clientes entre los productos que ofrecemos.

Además, a la hora de definir RE:3 es importante mencionar la agilidad del concepto. Cuando las alternativas se conviertan en estándar, ya no llevarán el símbolo RE:3, sino que serán las opciones estándar de Swegon. Por último, pero no por ello menos importante, seguimos comprometidos con la circularidad y continuamos desarrollando y promoviendo prácticas circulares junto con los avances en el marco conceptual de RE:3.

Ejemplos de cómo RE:ducir marca la diferencia

ACERO

Esta parte del concepto RE:3 se centra en reducir el uso de materiales que contienen niveles sustanciales de carbono incorporado.

Un primer ejemplo en el ámbito de RE:ducir es la introducción de acero con una huella de carbono reducida. Esto se está aplicando en nuestras unidades de tratamiento de aire GOLD y en la producción de nuestros silenciadores CLA.

Estamos utilizando acero con al menos un 75% de contenido reciclado y, además, se ha procesado utilizando únicamente hornos de arco eléctrico que funcionan con energía renovable. El resultado es un acero con una huella de carbono sustancialmente menor en comparación con el acero tradicional, lo que permite una notable reducción del carbono incorporado. En nuestras unidades de tratamiento de aire Swegon GOLD la reducción es de hasta el 20%, dependiendo de la cantidad de acero sustituido, y en nuestros silenciadores CLA, del 34%.

 

Lee nuestro blog sobre el acero que usamos en la actualidad

Más información sobre los sileciadores CLA
REFRIGERANTES

Otro ejemplo en el ámbito de RE:ducir son las importantes mejoras conseguidas al cambiar los refrigerantes sintéticos convencionales de las bombas de calor y las unidades multifuncionales por la alternativa natural del propano. Varios refrigerantes de uso común son extremadamente nocivos por su potencial de calentamiento global ( GWP). Pueden ser excelentes como refrigerantes, pero si se emiten, constituyen numerosos gases de efecto invernadero, algunos muchas veces peores para el medio ambiente que el dióxido de carbono. Por el contrario, el propano como refrigerante natural tiene un GWP de 0. Con esta sustitución, contribuimos a reducir considerablemente la huella de carbono de los equipos de calefacción y refrigeración y alineamos nuestro trabajo con el compromiso de prácticas responsables con el medio ambiente. Lee más información en las entradas del nuestro blog:

 

El futuro de los refrigerantes se deletrea "propano"

Desmontando los mitos sobre el propano

RE:usar: ¿cuál es nuestra ambición?

Al renovar o reformar un edificio, no es extraño que se desechen equipos en pleno funcionamiento y se sustituyan por otros nuevos, simplemente porque han cambiado los requisitos del clima interior. Algunos materiales de construcción, como ladrillos, ventanas o otros accesorios, pueden reinstalarse con relativa facilidad en otros edificios. Pero, ¿qué ocurre con productos más complejos, como los equipos de ventilación?

En Swegon hemos iniciado y nos hemos sumado a una serie de proyectos piloto cuyo objetivo es establecer vías sólidas para la futura reutilización de unidades y sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC). Queremos encontrar una forma a gran escala de recuperar los equipos existentes y, tras su puesta a punto, la mejora de los componentes y los controles finales de calidad, ofrecerlos de nuevo al mercado. Desde el punto de vista funcional, el producto no tendrá nada que envidiar a uno nuevo y la huella de carbono se reducirá considerablemente. Un enfoque con claras ventajas frente al uso de productos de segunda mano.

 

Estad atentos para seguir nuestra iniciativa RE:usar hacia una economía más circular.

No reutilizar es un enorme despilfarro, pero este cambio requiere que tanto nosotros como nuestros clientes pensemos de forma diferente, y vamos por buen camino.
Andreas Örje Wellstam, CEO del Grupo Swegon

RE:vitalizar - prolonga el ciclo de vida del producto

Como revela el título, RE:vitalizar es ampliar la vida útil de los productos. Para ello se actualizan los componentes y se añaden nuevas funciones a los productos. La diferencia entre RE:vitalizar y la sustitución tradicional de piezas de repuesto o el mantenimiento rutinario son los 10-20 años adicionales de tiempo operativo que se prevé que duren los productos revitalizados.

En el marco de RE:3, RE:vitalizar destaca como la forma más eficaz de reducir el carbono incorporado, ya que todos los productos permanecen en su sitio, se necesitan muchos menos transportes y de menor tamaño y sólo se fabrican de nuevo los componentes necesarios, no unidades enteras.

 

RE:vitalizar en la práctica

Actualización y renovación digital

A modo de ejemplo, aunque nuestras unidades de tratamiento de aire Swegon GOLD son famosas por su larga vida útil, algunos componentes se desgastarán de forma natural. Mientras que la estructura mecánica puede aguantar décadas, los avances en tecnología de la información hacen que el software y las interfaces digitales se queden anticuados más rápidamente. Gracias a la fácil sustitución de los componentes clave y a las actualizaciones de software, la unidad tiene una vida útil continuada y es, en realidad, más inteligente de lo que se pretendía en un principio.

En la misma línea, los controles de nuestro sistema Swegon WISE para ventilación en función de la demanda pueden actualizarse y, con ello, ser compatibles con una plataforma de última generación WISE. Esta actualización conserva la mayor parte del hardware existente, al tiempo que moderniza considerablemente el sistema.

 

Conoce nuestra actualización Swegon GOLD

Más información sobre la renovación digital de los sistemas WISE

Más información

A continuación se presentan una serie de temas relacionados para saber más