You might want to visit our North American website:

Cómo funciona la ventilación por intercambio de calor aire-aire

La ventilación y el aire son dos cosas distintas. La ventilación determina cómo se renueva el aire y qué confort aporta a una vivienda. Con un sistema de ventilación por intercambio de calor aire-aire, el 86 % de la energía del aire de retorno se recupera y recicla. Esta energía calienta el aire de impulsión de la vivienda hasta una temperatura agradable, consiguiendo un ambiente confortable, sano y con eficiencia energética.

Menos costosos y más saludables

Los sistemas aire-aire no despilfarran energía, sino que la recuperan para calefacción gratuita o refrigeración pasiva, manteniendo bajos los costes energéticos. Así garantizan una eficiencia energética excelente y un ambiente interior saludable en cualquier situación.

La ventilación asegura que la unidad esté bien oxigenada y elimina gases y olores. El aire de impulsión se filtra con filtros de gran calidad y proporciona un ambiente cómodo y saludable.

Recuperación mediante intercambio de calor

Qué hace la ventilación por intercambio de calor aire-aire

Un sistema de ventilación por intercambio de calor aire-aire es un sistema equilibrado en el que el calor del aire de retorno se recupera y transfiere al aire de impulsión. Intercambio de calor significa recuperar el calor del aire de retorno con un intercambiador para calentar aire frío procedente del exterior del edificio. Un sistema de ventilación por intercambio de calor aire-aire es completamente mecánico y consta de dos ventiladores: uno de aire de impulsión y otro de aire de retorno. Los ventiladores ventilan el edificio a través de dos conductos separados. El calor se recupera luego con un intercambiador situado entre los dos conductos. 

Así funciona
Mediante conductos de ventilación de los huecos, se extrae el aire de aquellas zonas donde está viciado y tiene un alto contenido en humedad como cuartos de baño, lavanderías y cocinas. El aire caliente se filtra y pasa por el intercambiador de calor rotativo, que almacena la energía. El aire fresco y frío del exterior se filtra y conduce hacia el intercambiador de calor, donde la energía se transfiere y el aire se calienta. El aire fresco filtrado se devuelve a la vivienda a través de los dormitorios y las salas de estar donde pasamos la mayor parte del tiempo.

Gran ahorro energético

Las ventajas de la ventilación por intercambio de calor aire-aire

La recuperación de calor es la forma más eficaz de ahorrar energía y dinero. Aunque la unidad de ventilación por intercambio de calor aire-aire conlleve un incremento marginal de consumo de electricidad, se ahorra gran cantidad de energía térmica (calor). Un edificio de apartamentos ventilado con un sistema de extracción de aire exclusivamente suele aumentar su consumo de electricidad entre 2 y 4 kWh/m2 si se instala un sistema de ventilación por intercambio de calor aire-aire. Pero, al mismo tiempo, ahorrará unos 40 kWh/m2 al año en calefacción.

La cantidad de energía que puede ahorrarse depende de varios factores. El clima exterior, la eficiencia de la unidad, la temperatura del aire de retorno y del aire de impulsión y la eficiencia de los ventiladores suelen considerarse parámetros clave.

Ver el vídeo

Swegon GOLD PX. Ambiente interior saludable. Bajos costes energéticos.

Debe permitir las cookies si desea ver este tipo de contenido de Swegon.

Productos