You might want to visit our North American website:

¿Refrigeración por agua o por aire?

Tanto el aire como el agua pueden ser usados para distribuir el enfriamiento. El agua es la opción ideal para refrigerar porque los sistemas por agua ocupan menos espacio, la propia unidad es más pequeña y el agua es un medio más eficaz que el aire para transportar energía. Por el contrario, si se elige la distribución por aire, la ventaja es que la instalación es menos compleja y costosa, el sistema puede tratar un mayor volumen de aire y existe la opción de utilizar free cooling.

En suma, hay una serie de factores que determinan qué sistema básico elegir. También hay que tener en cuenta las consideraciones de coste, estéticas y prácticas, así como el espacio disponible en el edificio.

Por agua: los factores espaciales son la clave

Con esta solución, las estancias se refrigeran con un sistema por agua. El sistema por aire existente solo se utiliza para los requisitos de calidad del aire. En la reforma o rehabilitación de un edificio, normalmente es preferible un sistema de refrigeración por agua, ya que es relativamente fácil instalar las tuberías de agua necesarias para distribuir el agua fría en el edificio. Los sistemas de refrigeración por agua pueden ser preferibles para edificios de nueva planta, ya que se necesita menos espacio sobre el techo que para la refrigeración por aire. En algunos edificios de gran altura incluso se pueden «recuperar» algunas plantas más.

Aplicaciones típicas de la refrigeración por agua, donde normalmente hay un caudal de aire medio-alto con una gran capacidad de refrigeración, son: salas de reuniones, tiendas, aulas, restaurantes, oficinas, salas de equipos informáticos, hoteles y bancos.

Aire: la economía y los requisitos de refrigeración son decisivos

En sistemas por aire, el caudal de aire viene determinado generalmente por la necesidad de refrigeración. El sistema debe ser capaz de responder a requisitos de refrigeración variables las 24 horas del día durante todo el año. Hay dos tipos básicos de refrigeración por aire: con caudal constante o variable.

En los edificios existentes suele ser difícil y caro modificar los conductos. Para responder a las necesidades de refrigeración sin que en los conductos actuales haya capacidad para transportar un caudal de aire suficiente, la solución es instalar un sistema de refrigeración por agua durante las obras de reforma. En zonas en las que el caudal de aire es medio-alto y el volumen de aire variable, se suele utilizar refrigeración por aire: salas de reuniones, tiendas, aulas, restaurantes, industria ligera, salas blancas en hospitales e industria especializada, centros comerciales y pabellones de deportes.