You might want to visit our North American website:

La historia de la creación de buenos climas interiores

Almost everything in the built environment is for us to live, work and perform in. To make the most of that and to reach our full potential, the indoor climate must be controlled to make sure that we are comfortable and can stay healthy. A key element is the quality of the air we breathe indoors. The indoor air must be free from unpleasant odour, but also from harmful substances, and it must have the right temperature.

This is what ventilation does, and what makes it crucial for basically all our indoor environments. The indoor climate is, and has for a very long time been, an essential element of architecture and building construction.

De la ventilación natural a la mecánica

Hasta la década de 1930, los edificios de todo el mundo dependían exclusivamente de la ventilación natural. Sin embargo, con los edificios cada vez más altos, el dilema del tiro natural se hizo evidente. Se necesitaban grandes espacios para alojar conductos de ventilación verticales separados y un conducto por habitación.

En una publicación de 1931, el ingeniero de viviendas sueco Sven Romedahl llegó a la conclusión de que, cuando los edificios empezaban a rozar el cielo, las habitaciones se encogían a causa de todos los conductos de ventilación. Para dar una solución, puso en marcha lo que llamó el "principio de desbordamiento". Estaba pensado para los bloques de pisos, y el aire fresco se conducía a las habitaciones "limpias" y luego a las "sucias" antes de ser extraído. En la práctica, esto significaba a menudo que el aire fresco entraba por los dormitorios y las salas de estar y se extraía por los baños y las cocinas. Además del espacio necesario, la dificultad de la ventilación natural estriba normalmente en que se basa en el efecto chimenea/escalera, en el que el aire se extrae gracias a la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior y se refuerza con una chimenea caliente. En las estaciones o climas cálidos, la funcionalidad es limitada debido a las pequeñas diferencias de temperatura y a las chimeneas no utilizadas.

La posguerra trajo consigo una gran demanda de nuevos edificios residenciales y no residenciales. Para reducir los costes de construcción, se bajaron los techos, lo que provocó un aumento de la demanda de una ventilación adecuada. En gran parte de Europa se adoptó la tecnología de ventilación americana con suministro y extracción de aire mecánicos.

Para ahorrar energía de calefacción, el aire se recirculaba, lo que significa que el aire de extracción mezclado con el aire fresco se devolvía al interior. En invierno, más de la mitad del aire de extracción se recirculaba como una forma económica y muy eficiente de ahorrar energía. Esta práctica cayó en desuso en muchos países a principios de los años 80, cuando los expertos empezaron a cuestionar los efectos sobre la salud de respirar aire de extracción, incluso mezclado con aire fresco. Sin embargo, en EE.UU. y otros países de clima húmedo, el aire recirculado sigue siendo muy utilizado.

Soluciones actuales de climatización en edificios residenciales

En algunas partes del mundo con climas invernales más fríos, el suministro y la extracción de aire mecánicos con recuperación de calor eficiente es la solución común para los edificios residenciales y no residenciales de nueva construcción.

Los grandes volúmenes de viviendas construidas en la época de la posguerra deben ser renovados en su totalidad. Para muchos de estos inmuebles, la conversión a la impulsión y extracción mecánica de aire con recuperación eficiente de calor se considera rentable y favorable para los habitantes de los edificios, si se lleva a cabo al mismo tiempo que las renovaciones programadas.

 

Conozca nuestros productos y soluciones para la ventilación residencial

 

Más información en nuestra guía sobre ventilación residencial