You might want to visit our North American website:

Datos clave sobre los intercambiadores de calor

La recuperación es clave

Las unidades de tratamiento de aire pueden equiparse con intercambiadores de calor. El cometido de un intercambiador de calor es captar el calor o el frío del caudal de aire o agua para evitar que se pierda. Un intercambiador de calor también se puede utilizar para transferir el calor o el frío a otros sistemas.

Los tipos de intercambiadores de calor más habituales son:

  • Intercambiador de calor rotativo
  • Intercambiador de calor de placas de contraflujo o de flujo cruzado
  • Batería de calor

Rotativo para mayor eficiencia

Un intercambiador de calor rotativo está formado por una rueda giratoria con multitud de pequeños conductos de aluminio. El aire de retorno más caliente calienta los conductos transfiriendo así calor al aire de impulsión más frío.

La eficiencia térmica puede ser hasta del 85 % si el aire de impulsión y el de retorno fluyen a la misma velocidad. Normalmente, dentro de un intercambiador de calor rotativo nunca se forma escarcha. Esto significa que se mantiene una alta eficiencia térmica con independencia de la temperatura que haga en el exterior.

Un intercambiador de calor rotativo recupera el frío con la misma eficiencia y, gracias al recubrimiento higroscópico o de sorción, también recupera la humedad, lo que contribuye a ahorrar costes de refrigeración.

El intercambiador de calor rotativo no debe utilizarse si la misma unidad de tratamiento de aire sirve para actividades diferentes, por ejemplo una oficina y restaurante, ya que las mismas superficies entran en contacto con el aire de retorno y de impulsión.

La separación del intercambiador de calor de placas evita la contaminación.

Un intercambiador de calor de placas de flujo cruzado consiste en finos paneles de aluminio - placas - dispuestos para formar conductos de aire cruzados. El aire extraído más caliente calienta las placas y al hacerlo transfiere el calor al aire de suministro más frío.

Un intercambiador de calor de placas de contraflujo se basa en el mismo principio que el intercambiador de calor de flujo cruzado. Sin embargo, su construcción presenta una sección paralela, lo que le da una mayor superficie de contacto que el intercambiador de calor de placas de flujo cruzado.

El rendimiento de temperatura en el que el aire de impulsión y el de retorno fluyen a idénticas velocidades es de aproximadamente el 65% para un intercambiador de calor de placas a contracorriente y hasta aproximadamente el 80% para un intercambiador de calor de placas a contracorriente. El aire impulsado y el aire extraído fluyen en conductos completamente separados, de modo que los olores y las partículas del aire extraído no pueden volver al aire impulsado.

Un intercambiador batería-batería es la opción ideal cuando hay que mantener separados el aire de extracción del aire de impulsión

Los intercambiadores batería-batería se suelen utilizar para separar los canales de aire cuando hay un caudal de gran volumen. Este intercambiador tiene una batería de líquido en el aire de impulsión y otra en el aire de retorno. El líquido de la batería colocada en el de retorno se calienta con el aire de retorno y se bombea a la batería de aire de impulsión, que calienta el aire de impulsión. La eficiencia térmica es superior al 68 % con la misma cantidad de aire de impulsión y aire de expulsión.